Datos personales

Mi foto
Pontevedra, Pontevedra, Spain
Colaborador de la Revista Radioaficionados de U.R.E. y del Foro Histórico de las Telecomunicaciones del COIT. Lic. CC Económicas y EE. por la USC, Post Grado en Banca Comercial "Cum Laude" por la Univ. Barcelona y Especialista en Dirección Financiera por la UOC

Visitas recibidas

Buscar en este blog

domingo, 28 de agosto de 2016

Pedro Losa Bondad, E-025 (1905-1980)

Pedro Losa Bondad, E-025 (1905-1980)

Tomás Manuel Abeigón Vidal
abeigont@gmail.com
Pontevedra

Pedro Losa Bondad (1933-1934)
Pedro Losa Bondad nació en Santiago de Compostela el 18 de septiembre de 1905. Hijo de Pedro Losa Vilas y Pilar Bondad Rey. Pedro tuvo siete hermanos, José, Pilar, María del Carmen, Pascual, Manuel, Jesús y Roberto. Su padre era óptico, relojero y electricista, cuyo negocio estaba ubicado en la calle Puerta Fajera, 16  y Campo de la Estrella, 4. La Fajera fue una de las puertas de entrada a la ciudad del Apóstol, situada frente a la actual Alameda y antes de la calle Bautizados. A la derecha de dicha puerta hoy se encuentra la Avenida Figueroa, antes denominada Fajera de afuera. El Campo de la Estrella es la zona situada entre la capilla de Nuestra Señora del Pilar, hoy dentro de la Alameda, y la Puerta Fajera.

Anuncio del Negocio de Pedro Losa Vilas (1911)





En abril de 1914 se anunciaba en la prensa que, en breve, el mecánico electricista, Pedro Losa Vilas, iba a instalar una estación de telegrafía sin hilos que en junio de 1914 comenzó a funcionar en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Santiago de Compostela con la finalidad de recibir las señales horarias y partes meteorológicos emitidas desde la Torre Eiffel y Carabanchel. La antena, de cuatro hilos perfectamente aislados, se instaló entre el torreón del observatorio meteorológico de la Universidad y el de la Iglesia de la Compañía, colindante a este. Era decano de la Facultad de Ciencias, el Catedrático Antonio García Varela, que además había sido designado encargado de la estación meteorológica por el Instituto Geográfico en abril de 1913.

Al fallecer Pedro Losa Vilas el 29 de octubre de 1919 el negocio pasó a su viuda e hijos.

El 18 de julio de 1921 la prensa local de Santiago de Compostela publicaba un suelto en el que informaba de que Pedro Losa Bondad había sido nombrado redactor-corresponsal en La ciudad del Apóstol de la revista de Nueva York, Electrical Export.

El 12 de febrero de 1926, Pedro Losa dio una conferencia sobre Aviación en la Escuela de Artes y Oficios de Santiago de Compostela.

Edificio San Clemente (1925). Sede de la Escuela de Artes y Oficios desde 1888 y sus talleres, creados  a partir de 1913. En 1946 fue trasladada al Edificio San Agustín donde se encuentra funcionando en la actualidad.




Primer sello de la Escuela de Artes y Oficios de Santiago de Compostela


En el curso 1926-1927, Pedro Losa fue profesor auxiliar encargado de las prácticas de Taller de Metalistería en la Escuela de Artes y Oficios junto al Jefe y director del Centro, Heliodoro Gallego Armesto.


Heliodoro Gallego Armesto (1932). Director de la EAO de Santiago de C.


Pedro Losa sustituyó en dicho curso a Tomás Mosquera Domínguez como maestro de taller. Mosquera, ingeniero eléctrico colaboró en 1927 con José Blanco Novo, EAR-28, en el perfeccionamiento de los aparatos de radio que este  inventó para la Guardia Civil.


Fachada principal del Edificio San Clemente

Fachada Edificio San clemente donde se lee el rótulo de la Escuela


Tomás Mosquera Domínguez (1920)

Pedro Losa obtuvo su indicativo de radioescucha de ondas cortas, E-025, en febrero de 1927, con domicilio en la Avda. Figueróa, 11 (antes Fajera de afuera) de Santiago. Además de practicar la escucha de las ondas cortas, Losa Bondad ponía a punto su estación emisora de radioaficionado en julio 1927 según informaba en el boletín de la asociación EAR el delegado de la Segunda Región, José Blanco Novo.

Pedro Losa celebró la formalización de su compromiso matrimonial con Amalia Concheiro García en noviembre de 1928, al que asistió el Capitán de la Guardia Civil, José Blanco Novo en representación de la madre del novio.

El 1 de enero de 1929, Pedro Losa Bondad se hacía cargo del negocio que venía regentando su madre al que imprimiría un gran impulso desde entonces.

El 25 febrero de 1929, Pedro Losa Bondad se casó con Amalia Concheiro García, siendo testigo de dicha unión el capitán de la Guardia Civil, José Blanco Novo. Pedro Losa regentó muchos años su negocio de relojería, óptica, electricidad, aparatos científicos, gramófonos, y discos, y en el cual también disponía de taller de reparación que compatibilizó con su puesto de profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Santiago.

Anuncio de 1930

En febrero de 1933 se fundó la asociación "Los defensores de Santiago" en la que Pedro Losa formó parte de la Junta Directiva como Vicetesorero. La organización tenía por objeto la conservación y cuidado de los valores locales de la ciudad del Apóstol.

A comienzos de marzo de 1933 falleció la madre de Pedro Losa, Pilar Losa Rey.

El 28 de agosto de 1933 obtuvo la plaza en propiedad, mediante concurso de méritos, como Maestro de Taller de Metalistería de la Escuela de Artes y Oficios de Santiago, puesto que venía desempeñando desde hacía cinco años de forma interina.

Claustro de profesores Escuela Artes y Oficios de Santiago de Compostela
(1933-1934).
Pedro Losa Bondad es el del centro del grupo de abajo


El 4 de noviembre de 1936 fue suspendido de empleo y sueldo como profesor de la Escuela se Artes y Oficios de Santiago y se le abrió un expediente de depuración.

En mayo de 1937, su hermano Roberto resultó muerto en combate en el frente de Asturias al que había partido como soldado dentro del Bando Nacional.

El expediente de depuración del que fue objeto al inicio de la Guerra Civil fue revisado definitivamente el 30 de enero de 1943, siendo sancionado con suspensión de empleo y sueldo por el tiempo que lo haya estado y la inhabilitación para el ejercicio de cargos directivos y de confianza en instituciones culturales y de enseñanza.

Anuncio de 1947

El 4 de octubre de 1967 fue designado vocal en el Tribunal que debía juzgar el concurso-oposición libre para la provisión de vacante de Ayudante de Taller de «Damasquinadoo», de la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Toledo.

Pedro Losa Bondad falleció en su domicilio de Santiago de Compostela, Calle Senra, 11 el 30 de enero de 1980.

miércoles, 15 de junio de 2016

Francisco Salvá Campillo, una reflexión teórica sobre la telegrafía sin hilos (1751-1828)

Francisco Salvá Campillo, una reflexión teórica sobre la telegrafía sin hilos (1751-1828)

Autor: Tomás Manuel Abeigón Vidal
Pontevedra


Así comienza la introducción del libro titulado La Telegrafía sin hilos, de los jefes de la Armada española, Ramón Estrada Catoira y Eugenio Agacino Martínez, segundo libro español sobre radio publicado en 1904:
"[...] Muchas han sido las tentativas que desde tiempos ya relativamente lejanos se han hecho para telegrafiar sin alambre de enlace, algunas de las cuales han tenido éxito satisfactorio, al menos para cortas distancias .
El primero que vislumbró la posibilidad de este problema, fue un español, el eminente físico [Francisco] Salvá [Campillo] [...] ... [...] En una memoria leída el 16 de Diciembre de 1795 ante la Academia de Ciencias de Barcelona, se expresaba así el Sr. Salvá:
«Si los temblores de tierra los causa la electricidad que pasa de un punto cargado positivamente a otro con carga negativa, como lo ha demostrado Bertolón en su "Electricité des Meteores", no sería preciso ni aun cable para comunicar a través del mar. Bastaría, por ejemplo, disponer en Mallorca un trozo de superficie terrestre cargado de electricidad, y en Alicante otro terreno análogo cargado de electricidad opuesta, con un alambre hasta el mar y sumergido en él. Llevando otro alambre desde el mar en Mallorca hasta el sitio electrizado, se completa la comunicación de las dos superficies cargadas, pues el fluido eléctrico atravesaría el mar, que es un conductor excelente, e indicaría, por las chispas, la señal deseada»"
Tal como se ha apuntado en alguna ocasión, el propio Marconi podría haberse inspirado en los trabajos de Salvá para idear su sistema de telegrafía sin hilos.

sábado, 11 de junio de 2016

Luis Varela Sáez, EAR-48, EA1AF (1878-????)

Luis Varela Sáez, EAR-48, EA1AF (1878-????)

Tomás Manuel Abeigón Vidal (EA1CIU)
abeigont@gmail.com
Pontevedra



Luis Varela Sáez, EAR-48, EA1AF
 
Nació el 11 de mayo de 1878. Su padre, Calixto Varela Recamán, fue abogado, político y varias veces gobernador civil de Coruña y Lugo. Calixto Varela era Gobernador Civil de Lugo cuando ingresó su hijo Luis en la Academia de Toledo en 1895. 

En 1900, construyó un aparato detector de tormentas, posiblemente formado por una pila, un auricular telefónico y un auto-decohesor de gránulos de carbón, como el Electro-radiófono inventado por Thomas Tommasina.


Electro-radiófono de Thomas Tommasina
 
Estación detectora de tormentas a distancia

Thomas Tommasina
 
Estuvo destinado en el Regimiento de infantería  Isabel La Católica nº 54 en 1905.

Ascendido a capitán en febrero de 1906 es destinado del regimiento de Isabel la Católica núm. 54, al batallón de segunda reserva de Pontevedra núm. 114. Al mes siguiente regresa al Isabel La Católica 54.

Noviembre de 1912 se le concede permiso para contraer matrimonio con María del Carmen Fernández López.

Marzo de 1918 ascendido a Comandante Luis Varela Sáez, de la reserva de la Coruña, 104, a situación de excedente en la octava.        

En el verano de 1926 efectuó pruebas de transmisión en Fonía con muy pequeña potencia con un amigo en Coruña, probablemente con Carlos España Algorri, que vivía en Oleiros, a 12 km de la capital herculina y que en mayo de 1927 obtuvo su licencia de radioescucha E-039 y construía una  estación con la que dar el paso a la emisión en el invierno de ese año, pero que no pudo llegar a efectuar al fallecer en octubre. 

En diciembre de 1927, llamando a EAR-28 le escucharon en Inglaterra con señal R-7, luego tendría su primer QSO con Blanco Novo, situado en Santiago, a unos 60 km. Estaba trabajando en la transmisión y recepción simultánea con cuyo sistema esperaba realizar pruebas con la EAR-28

Luis Varela Sáez, EAR-48 (1927)
 

Portada Revista EAR, nº 24, 15 de abril 1927
 
 
En febrero de 1927 se iniciaba en la transmisión en la banda de 35 m.

El 16 de marzo de 1930 fue elegido delegado de la segunda región de la asociación Españoles Aficionados a la Radiotécnica (EAR).

El 23 de junio de 1931 pasa a situación de retirado con residencia en Coruña y grado de teniente coronel.

En 1933 es teniente coronel retirado.

En 1934 su indicativo oficial es sustituido por el de la nueva nomenclatura, EA1AF


QSL de Luis Varela Sáez (1953)
 


En 1962 se le hace un homenaje en Coruña como decano de la radio al que se le entregó la Antena de Oro. 

Carlos España Algorri, E-039 (1892-1927)

Carlos España Algorri,  E-039 (1892-1927)

Tomás Manuel Abeigón Vidal (EA1CIU)
abeigont@gmail.com
Pontevedra


Nació en Barcelona el 7 de noviembre de 1892. Su padre fue el teniente de navío de primera clase,  Carlos España Reina y su madre, Isabel Algorri Bissier. Carlos España Reina fue comandante del cañonero-torpedero Nueva España, al mando del cual intervino en 1897 en varias operaciones bélicas llevadas a cabo en Cuba. Falleció en 1898 en su casa de San Jorge de Iñás, Oleiros (Coruña) cuando disfrutaba de una excedencia.



Carlos España Algorri estudió en la Academia de Artillería de Segovia en la cual ingresó en 1907, finalizando sus estudios en 1913, siendo entonces destinado a la Comandancia de Ferrol.

En 1914 y 1915 fue destinado a el regimiento de montaña de Melilla.

En 1915 participó en la Guerra del Rif. El 5 de octubre de 1916 obtuvo el título de piloto militar de aeroplano. El 9 de abril de 1917, tras finalizar su curso de piloto de aviación, se reincorporó a su destino en  el 5º regimiento montado de Artillería con sede en Vicálvaro (Madrid).

Aeroplano Farman bimotor F 50

El 2 de septiembre de 1918 se casó con María Teresa Pulleiro Obanza en San Pedro de Nós, Oleiros (Coruña) cuando era capitán.

Fue íntimo amigo de Luis Varela Sáez, EAR-48 con el que en el verano de 1926 efectuó pruebas de transmisión en fonía con muy pequeña potencia, desde su domicilio en Oleiros, situado a 12 km de la capital herculina.


Luis Varela Sáez, EAR-48, EA1AF

Obtuvo indicativo de radioescucha  en mayo de 1927. En ese mes capta la señal de Francisco Baqué EAR-35 de Barcelona llamando a EI-1AX con claridad a pesar de fuerte QRM.

Falleció en su casa de San Jorge de Iñás, Oleiros (Coruña) a los 34 años de edad el 14 de octubre de 1927. Tenía el proyecto de instalar una emisora para comenzar a trabajar en ese invierno.

Notas necrológicas de Carlos España Algorri, E-039 en Revista EAR y prensa


viernes, 10 de junio de 2016

Matías Balsera Rodríguez, (1883-1953) primer radioaficionado y DX-ista español en 1903 Capítulo IV y último (1924-1953)


Matías Balsera Rodríguez, (1883-1953) primer radioaficionado y  DX-ista español en 1903
Capítulo IV y último (1924-1953)

Tomás Manuel Abeigón Vidal (EA1CIU)
abeigont@gmail.com
Pontevedra


En la revista T.S.H., órgano de Radio Madrid y portavoz de la Asociación Radio Española, se publica el 17 de agosto de 1924 la biografía del que denomina Primer Radio-experimentador Español, Matías Balsera. En este pequeño extracto sobre las contribuciones efectuadas por el onubense al mundo de la radiotelecomunicación y otros campos de la ciencia, se asevera que Balsera "[...] Ideo y patentó un sistema de radiodifusión con estaciones retransmisoras, señalando el camino que después fue seguido por la [B.B.C] «British Broadcasting Company» [...]". Nos dice también Micrófono que Balsera fue inventor del Radio megáfono, del amplificador estentóreo al aire comprimido y que se dedica, en ese momento, a investigar la sustitución de la lámpara de tres electrodos de cátodo incandescente por otra de cátodo frío que podría revolucionar la Radiotelefonía. Este invento vería la luz en noviembre de 1925, como expondremos más adelante.

Revista T.S.H. del 17 de agosto 1924

El 14 de septiembre de 1924 se celebró, en el teatro de Maravillas de Madrid, la primera conferencia del curso que sobre «La electricidad y sus aplicaciones a la comunicación inalámbrica» organizara la Asociación Radio Española y cuya exposición corrió a cargo de Matías Balsera. La asistencia a estas sesiones estaba reservada a los asociados y en ella se hizo entrega a los mismos de ejemplares del reglamento que regiría el funcionamiento de la entidad. 

En el mismo teatro se reunió la Asociación Radio Española el 23 de noviembre de 1924 dando cuenta el presidente en funciones, Matías Balsera, de la compra por la Asociación de una estación transmisora y la creación de un economato de material radiotelefónico en provecho de los asociados.
Por las mismas fechas presidió también Balsera el jurado calificador de la exposición de aparatos de radiotelefonía construidos por aficionados que organizara la Casa Easo patrocinado por la revista T.S.H., cuyos premios fueron adjudicados el 1 de diciembre, siendo trasladados los aparatos de los participantes en el mismo al estand que los radioaficionados tuvieron en la Exposición General de la T.S.H., del Cinema y de la Electricidad, llevada a cabo entre los días 6 al 28 de diciembre en el Palacio de Hielo de Madrid. Dentro de los comités que protagonizaron la organización del evento, se encontraba el correspondiente a las asociaciones de aficionados, en el que participó Matías Balsera como representante de la Asociación Radio Española y en el que también se encontraban, Miguel Moya Gastón Iriarte (EAR-1), de Radio Madrid y Luis María Palacio Vergara, del Radio Club España. El Rey Alfonso XIII visitó la exposición el día 12 y se acercó al estand de aficionados donde Matías Balsera y Luis Palacios le dieron amplias explicaciones sobre las interesantes obras expuestas. Interesó al Rey un rudimentario receptor de radiotelefonía hecho por un niño de ocho años, dos receptores en miniatura y unos receptor y transmisor de morse para telegrafía que cabían en una mano.

Matías Balsera escribe para la revista Mundo Gráfico, 45 artículos bajo el título de «Radiotelefonía» que se incluyen entre las páginas de los números que semanalmente editaba la publicación entre el 18 de febrero y el 23 de diciembre de 1925, a excepción del número 718 de 5 de agosto en el que no apareció. En el mes de septiembre de ese mismo año vería la luz el libro escrito por Balsera con el mismo título que los artículos mencionados. En Mundo Gráfico también se avisa el 7 de octubre de su puesta a la venta.

Ilustración incluida en quinceavo artículo de Radiotelefonía en Mundo Gráfico (1925)

Tanto los artículos, como el libro escritos por Balsera, tratan de divulgar la Radioelectricidad, desde como se produce la electricidad, qué es el magnetismo, dinamos y motores, como se propagan las ondas, antenas, etc. Quizás lo más interesante desde el punto de vista de su valor histórico sea el contenido de las páginas finales de su libro dedicado a la «Radiodifusión española» y que ya hemos comentado aquí. Tal vez si sea oportuno reproducir una frase que sintetiza el sentimiento de Matías Balsera tras el abandono de sus emisiones de radiodifusión:

"El autor, olvidando que estaba en España, quiere seguir con la velocidad emprendida, pero a ello empezó a oponerse... la inercia, esta inercia tan española, causa de nuestro atraso y, por qué no decirlo, de nuestra ignorancia. Los españoles tenemos la virtud, propia de nuestra raza, de concebir con la velocidad del rayo y de realizar con paso de tortuga, y cuando alguien va demasiado de prisa... ¡hasta los elementos! se ponen de acuerdo para impedirlo." 

Matías Balsera dimite como presidente de la Asociación Radio Española en abril de 1925. No es objeto de este artículo entrar en detalle sobre los problemas que surgieron en torno a la Radiodifusión en estos primeros años en España (el Reglamento para el establecimiento y régimen de estaciones radioeléctricas era muy reciente; de julio de 1924) y los motivos de la dimisión de Balsera al frente de la A.R.E., pero si creo oportuno dejar constancia de la idea que manifestó Balsera respecto al modelo que él creía más conveniente para nuestro país de este servicio. En la revista Mundo Gráfico número 731 de 4 de noviembre de 1925. en uno de los artículos que sobre «Radiotelefonía» venía escribiendo para la publicación comenta lo siguiente:

"[...] El Estado, en vez de inhibirse del servicio de Radio-difusión, debió tomarlo bajo su dirección y tutela, haciéndolo depender del Ministerio de Instrucción Pública, como una de las Bellas Artes, pues abandonar a la privada iniciativa asunto tan trascendentalmente educativo es entregar a la especulación más desenfrenada la cultura del país; corriendo el peligro, ya inminente, de que la dirección cultural de España caiga en manos de extranjeros...[...]" ... "[...] La multiplicación de estaciones emisoras sin más ingresos que el anuncio, impide pueda realizarse el servicio que todos deseamos, y como quiera que el anuncio no es suficiente, todas ellas están sentenciadas a una muerte próxima si no se agrupan y piden el monopolio...[...]" ..."[...] yo he sido siempre enemigo del monopolio..., pero lo prefiero al caos actual... [...]".

Matías Balsera había impulsado la puesta en marcha de una emisora de radiodifusión por parte de la Asociación Radio Española que llegó a emitir de forma precaria en 1925 con el nombre de Radio Española. Unión Radio asumió a comienzos de 1926 parte de la deuda acumulada por la asociación con su proyecto fracasado a cambio del cierre de su emisora. La Asociación Radio Española se disolvía poco tiempo después. 

En el mismo artículo anteriormente citado, Balsera anuncia la creación de "[...] una nueva lámpara de tres electrodos que no necesita ni acumuladores, ni pilas, ni antena ni tierra... Lámpara que funciona con la corriente industrial continua o alterna; sirviendo al mismo tiempo para alumbrado [...]".

La lámpara de tres electrodos es descrita por Balsera con gran detalle en los números 737 y 738 de la revista Mundo gráfico aprovechando sus artículos sobre Radiotelefonía. En El Heraldo Gallego (órgano gallego de las colectividades gallegas en la Plata), de 17 de abril de 1927 bajo el título «Un norteamericano adquirió un invento español», podemos leer "[...] la adquisición de un magnífico invento español, por un norteamericano, Lee de Forest, invento que causará una enorme revolución, por sus excelentes cualidades.
Consiste esta en una bombilla eléctrica ideada por un español llamado Balsera [...]". "[...] Según Mr. Lee de Forest, la nueva lamparilla tiene las siguiente ventajas: puede usarse para alumbrar y al mismo tiempo permite tomar corriente eléctrica para radiotelefonía o radiotelegrafía sin ocasionar gasto alguno: eliminará el uso de baterías y de bobinas de resistencia, y, por último, durará como una bombilla ordinaria y hará el trabajo de dos tubos de radiotelegrafía.[...]". "[...] Mr. Lee de Forest tiene el propósito de comenzar a fabricar este nuevo invento a la brevedad posible [...]".



Lámpara de 3 electrodos ideada por Balsera que evita el uo de baterias



Otro invento de Balsera denominado Lámpara Balsera es detallado en la revista Alrededor del mundo del 20 de noviembre de 1926. Se trata de un quinqué de sobremesa que permite aprovechar en una habitación el alumbrado mientras se escucha la radio. Quien firma el artículo S. Oria comenta: "[...] El Sr. Balsera, desplazado equivocadamente de su verdadero camino cuando le solicitaron los «políticos de la radio», tuvo el buen acierto de regresar a su gabinete de trabajo y de aplicar sus actividades y su inteligencia a empeños más útiles [...]".


Quinque-radio Balsera "Modelo elegante"


En 1927 se publicó en Huelva el libro Radiotelefonía de Luis Balsera Rodríguez en el que se incluye un anuncio del libro de su hermano Matías.


Anuncio insertado en el libro Radiotelefonía de Luis Balsera

Matías Balsera contrajo matrimonio con su segunda esposa María de los Ángeles Robles Vecino en 1928, con la que tendría dos hijas: Angelina y María José.  

En el verano de 1929 se prueba en el ferrocarril vasconavarro un sistema de aviso mediante una farola indicadora en los pasos a nivel para evitar atropellos al acercarse el tren y que se activa eléctricamente. Se ensaya también un sistema de radio para que en caso de encontrarse dos trenes en la vía con sentido de marcha contraria paren automáticamente evitando el choque frontal y que sirve también para comunicar con los otros trenes y las estaciones de ferrocarril. Las pruebas oficiales se llevaron a efecto en Vitoria en diciembre de 1929 con gran éxito. Estas tuvieron amplio eco en la prensa sensibilizada con los graves accidentes de trenes que se produjeron a lo largo de esos meses y que se hubieran podido evitar. Aparecen por entonces noticias, entrevistas a Balsera y hasta una carta del propio inventor al redactor jefe de La Libertad. En todas se insiste en la necesidad de implantar estas medidas de seguridad en los trenes españoles y se preguntan qué decidirá hacer el gobierno al respecto.



Sistema Balsera que utilizando la radio sirve para evitar los choques frontales de los trenes





El 30 de enero de 1930, Balsera escribe u artículo en el diario La Libertad titulado «Catástrofes que pueden y deben evitarse Los trabajos de William Loth» dedicado a exponer los ensayos de este inventor en Francia sobre seguridad marítima. En él, Balsera describe el funcionamiento del sistema y también comenta que el sistema del que él es inventor referido a la seguridad de los trenes, podría aplicarse también a la navegación.



En febrero, Matías Balsera viaja a Barcelona con intención de organizar nuevas pruebas de su sistema de seguridad para los trenes en esa ciudad, a donde es precisamente destinado como oficial de telégrafos en marzo de 1931.

Carnet de identidad de Telégrafos de Matías Balsera (1931)

Matías Balsera Rodríguez



Dos años después, podemos leer en la prensa de Barcelona que en una terraza de recreo de la ciudad se instala una curiosa obra de ingeniería diseñada por Balsera. Sobre una gran torre metálica se yergue un faro que con un sistema de espejos y una cantidad de tan solo 2.000 bujías proyecta su luz a 50 km de distancia.

En la revista Nuevo Mundo del 7 de julio de 1933, se publica a dos páginas con fotografías, una nueva entrevista a Matías Balsera sobre sus trabajos de invención. Se recogen en la misma un radio control de aviones sin tripulación, consecuencia según dice de sus trabajos comenzados en 1906 para dirigir torpedos y barcos; un sistema de radio-alarma que ya está instalado y funcionando en la policía de Barcelona desde el año anterior; y su radio avisador para evitar choques de trenes que ya funciona en el ferrocarril vasco-navarro desde hace tiempo, único lugar de España donde se implantó.


Sistema Radio-alarma Balsera instalado en la Comisaria de Policía de Barcelona en 1933





En 1933 Balsera forma parte de  un curso de aeronáutica organizado por el Club Aero Popular de Barcelona impartiendo la materia de Radiotelegrafía que incluía el programa del mismo.


En marzo de 1935 se efectúan, a bordo del Vapor «Isla de Gran Canaria» de la Compañía Transmediterránea, pruebas de un sistema automático de emisión de señales de socorro internacional diseñado por Matías Balsera que se activa cuando el buque está en peligro y sin necesidad de que esté presente el radiotelegrafista.


La Vanguardia, 31 de marzo de 1935, pág. 18

Vapor "Isla de Gran Canaria"
Iniciada la Guerra Civil, el alcalde de Gibraleón comunica en un oficio dirigido al gobernador de Huelva el 26 de septiembre de 1936, el acuerdo del ayuntamiento de sustituir algunos nombres de plazas y calles del municipio, entre las que se encuentra la dedicada a Matías Balsera desde 1909, que pasa a denominarse General Franco.

Meses después, se publica una noticia referente a una conferencia de carácter político que pronuncia Matías Balsera y que se emite a través de las emisoras barcelonesas en marzo de 1937. Es la última referencia sobre el inventor que encontramos antes del final de la contienda, tras la cual, Balsera se exilió en Francia.


La Vanguardia, 17 de marzo de 1937, pág. 5

Según el certificado de patente de invención nº 851.502 presentada por Matías Balsera el 6 de marzo de 1939 en el país vecino, su domicilio en Francia era en Rue du Président-Doumer, nº 10, Perpignan (Pyrénées-Orientales). En 1944 solicita varias patentes más en Perpignan.


Rue du Président-Doumer, nº 10, Perpignan (Pyrénées-Orientales)









Patente de invención nº 901.046 solicitada por Matías Balsera el 8 de enero de 1944 en Francia

Patente de invención nº 908.240 solicitada por Matías Balsera el 25 de enero de 1944 en Francia

Patente de invención nº 908.512 solicitada por Matías Balsera el 29 de diciembre de 1944 en Francia


Patente de invención nº 966.911 solicitada por Matías Balsera el 28 de mayo de 1948 en Francia

Solicitud de registro en Italia (9/8/1948) de su patente francesa 951.797 "perfeccionamiento relativo al rendimiento de los transformadores eléctricos" (8/8/1947)


Solicitud de registro en Bélgica (6/8/1948) de su patente francesa 951.797  "perfeccionamiento relativo al rendimiento de los transformadores eléctricos" (8/8/1947)


El 12 de febrero de 1949, en Perpignan, solicita la  patente de invención de fecha más reciente que he encontrado en mi investigación, la nº  983.151:





La dirección de Matías Balsera que figura en las solicitudes de patente de invención  de las que disponemos desde 1944 en adelante era: 22, Cours Lazare Escarguel (Perpignan).


Matías Balsera Rodríguez (1950)

Matías Balsera en su taller de Perpignan (Francia)  1950

Rectificador CA-CC patente Balsera. fotografía de 1950 en Perpignan

El 2 de mayo de 1952 quedó abierta al público, en el Paseo de la Castellana, nº 42 de Madrid, la primera Exposición Nacional de Inventores Españoles a la que Matías Balsera presentó una lista de 60 inventos de los que envió veinticinco. Entre los aparatos que presentó se encontraba un teledensímetro, medidor de densidad a distancia. La Hoja Oficial del Lunes que editaba la Asociación de la Prensa de Madrid, lo calificaba el 17 de marzo de 1952 como el decano y recordman de los inventores españoles dentro de un artículo dedicado a la próxima celebración de la exposición aludida patrocinada por el Ministerio de Industria. Recuerda que Matías Balsera había efectuado hacía años demostraciones de sus creaciones ante el rey Alfonso XIII y que Juan de la Cierva Codorníu, inventor del autogiro lo calificaba como «el maestro». Refiere también el artículo que Matías Balsera, casi octogenario, residía en ese momento en Perpignan. Que residía en Perpignan era cierto aunque lo de octogenario no, pues Balsera contaba con 69 años de edad por aquel entonces.

Matías Balsera fue miembro de honor de la exposición como se puede comprobar en el documento siguiente:

Miembros de Honor de la I Exposición de Inventores (1952)

Primera Exposición Nacional de Inventores Españoles (1952)


La Vanguardia, 18 de marzo de 1952, pág. 3




Hoja del Lunes, 17 de marzo de 1952





A lo largo de su vida, Balsera ideó unos 300 inventos demostrando una gran capacidad creativa.


Vídeo sobre Matías Balsera Rodríguez

Hoy sabemos que Matías Balsera falleció el 19 de febrero de 1953 en Llupia, localidad próxima a Perpignan (Francia), donde fueron enterrados sus restos.


Acta de defunción de Matías Balsera Rodríguez


Más tarde estos fueron trasladados al panteón familiar Daccord-Balsera en el Cementerio de  Limoges (Francia),  donde descansa actualmente Matías Balsera junto a su esposa, María de los Ángeles Robles Vecino (1899-1965), con la que contrajera matrimonio en 1928 y de cuya relación nacieron dos hijas: Angelina y María José, esta última ya fallecida.


Panteón familiar Daccord Balsera en cementerio de Limoges (Francia)


Primer centenario de la Radioafición española (1903-2003)

El 16 de abril de 2004 tuvo lugar la exposición y defensa, por parte de Isidoro Rúiz-Ramos, de su Tesis Doctoral "El primer medio siglo de Radioafición en España" que presentó en 2003 en conmemoración del Centenario de la Radioafición en España, recordando que Matías Balsera Rodríguez fue el primer radioaficionado español, del que tenemos constancia documental, en 1903

Angelina Balsera Robles vive actualmente en Limoges (Francia) y con ella tuve el placer de hablar por teléfono el pasado 16 de junio de 2016. En el transcurso de dicha conversación me pude enterar de algunos detalles acerca de la vida de Matías Balsera en los años de su exilió en el país vecino. Matías Balsera vivió desde entonces en Perpignan, trabajando como profesor de lengua española y de otras materias que impartía en los centros de formación existentes para los  refugiados españoles, dedicando su tiempo además, al desarrollo de múltiples inventos de que fue autor en esos años, acreditados todos ellos por el correspondiente certificado de patente que obtuvo en su registro , que efectuó no sólo en Francia sino también en otros países como Italia y Bélgica.

Isidoro Ruiz-Ramos, EA4DO, que visitó Gibraleón en la primera semana de junio de 2016, ciudad natal del primer radioaficionado español del que tenemos constancia documental, señala el rótulo de la Calle Matías Balsera donde se aprecia el error cometido en el apellido pues sobra la "s" final del mismo. En el momento de redactar estas líneas se están haciendo gestiones con el Ayuntamiento del municipio a fin de que se haga la modificación oportuna.


Párrafo inicial de la carta de Angelina Balsera a Tomás Manuel Abeigón Vidal de fecha 7 de julio d 2016